EL BIOMAGNETISMO MÉDICO EN GERIATRÍA

Hace ya muchos años que, en la búsqueda personal y familiar de la salud, me topé con una medicina que chocaba con cuanto conocía y había oído anteriormente, y a la que me acerqué con recelo, aunque estaba acostumbrado a impartir medicinas alternativas: homeopatía, acupuntura, iridiología, quiropráctica, flores de bach, acupuntura y naturopatía.

Esta terapia se aleja de los parámetros conocidos, pues su teoría se basa en la colocación de imanes en puntos específicos del organismo. Y ahí acababa todo. Incluso ahora mis pacientes me preguntan tras un tratamiento: ¿y ahora qué tengo que hacer?... No se receta medicamento alguno y, en ocasiones, a excepción de cambios en el comportamiento que se solicitan y están relacionados con contacto con animales, conductas alimenticias, u otros anñalogos, apenas se pide nada más.

De un modo especial, el tratamiento de pacientes geriátricos y adultos mayores –el grupo más desprotegido y de mayor fragilidad de nuestra sociedad-, con enfermedades crónicos, a veces degenerativas, consecuencia de enfermedades mal tratadas, de una mala alimentación o de trabajos peligrosos es objeto de este modelo terapéutico. Estos cuerpos, minados por la edad, son un campo fértil para cualquier enfermedad oportunista, que en esta población, por leve que sea, a veces se los lleva incluso a la muerte.

Como con la edad aumenta la incidencia y la coincidencia de varias patologías, básicamente degenerativas en el mismo individuo, esta población senil presenta un importante factor de riesgo que coincide con su evolución hacia situaciones de incapacidad, pérdida de la autosuficiencia y con una alta presencia en el anciano. Incluso en muchas ocasiones esta población es discriminada por la medicina oficial cuando se trata de inclusión en listas de trasplantes o de tratamientos costosos.

Los ancianos frecuentemente son tratados con desdén o menosprecio por sus médicos, ya que para ellos no hay mucho por hacer en sus deteriorados cuerpos, en sus patologías o síntomas. Por ejemplo, los dolores reumáticos, de columna, de rodillas, de caderas destruidas, de pérdida de memoria, de incapacidad visual, de falta de reacciones motoras y el agotamiento son producto de la edad.

La geriatría, sin embargo cobra cada vez mayor importancia en nuestro país y el campo objeto de su visión es muy grande y abarca muchos aspectos.

El Biomagnetismo Médico regula y retarda la decadencia progresiva y consigue resultados evolutivos muy notables en esta población, mejorando su calidad de vida y el mantenimiento de sus costumbres sociales.

LA GERIATRÍA

Esta especialidad médica se desarrolló e impulsó en el Reino Unido, después de la segunda guerra mundial, razón por la que Inglaterra es reconocida como la cuna de la medicina Geriátrica. La geriatría se ocupa de la asistencia integral a las personas mayores, y constituye la parte eminentemente biológica y médica de la gerontología.

El Biomagnetismo Médico permite abordar la salud de las personas de edad avanzada desde una perspectivde bajo coste y con un alto grado de efectividad. Es posible aplicarlo en las áreas más marginadas, recónditas e inaccesibles, lugares que carezcan de aparatología médica y científica. Sólo se precisa una persona con la información y la formación necesaria en esta terapia, su disposición e intención de ayudar y de unos pares de imanes.

La potencialidad del biomagnetismo médico depende de sus terapeutas, hay todavía mucho por aprender en los campos de la salud, especialmente en Geriatría, debido a la Biología y a la complejidad de las enfermedades degenerativas, que verá su reflejo en la carga económica familiar que supone el tratamiento de las enfermedades inutilizantes crónicas. En esas dos últimas legislaturas han aparecido iniciativas que palien el enorme coste que tiene para las familias las situaciones de dependencia física. El biomagnetismo médico proporciona una forma de extender el vigor, el entusiasmo y la utilidad. Lo que significa una nueva oportunidad de salud y constituye una esperanza de vida, para estos hombres y mujeres enfermos, y especialmente a los que por edad están en la parte final del sendero de la vida.

Bibliografía y © Alma Consuelo Burruel Mariscal “Biomagnetismo Médico en la Geriatría” Par Biomagnético, Biomagnetismo médico y Bioenergética. Experiencias de curación año 2007 pp. 634-642. Universidad Autónoma de Champingo 2007.

Goiz Durán Isaac, “El Par Biomagnético” Ed. Medicinas Alternativas y Rehabilitación S.A. de C.V. 2001

Goiz Durán Isaac, “El fenómeno tumoral” 2ª edición. Impresos Aztlan S.A. de C.V. 2004

Lozano Cardoso Bardasadno Rubio Jose Luis, “Bioelectromagnetismo Ciencia y Salud: Efectos biológicos del bioelectromagnetismo” Ed. Mac Graw Hill Serie de divulgación científica.

  • --> Citas
  • --> Citas on line
  • El biomagnetismo médico se basa en el entendimiento de que una enfermedad puede alterar el pH de dos órganos o de dos regiones específicas del cuerpo simultánemente. No es una consulta médica alopática, y no se garantiza ni se asegura evolución alguna.