ACTUACIÓN A DISTANCIA

Iniciamos con este artículo la publicación en el rincón de ética y deontología de una serie de consultas de colegiados y las respuestas que han sido proporcionadas desde la Comisión Deontológica del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

CONSULTA. Se solicita información de carácter deontológico sobre una terapia rehabilitadora de la dislexia a través de internet, que se realiza mediante correo electrónico, encontrándose el paciente en una ciudad española y el profesional psicólogo en otra.

RESPUESTA. El proyecto del nuevo Código Deontológico, que aún no está vigente, contempla que en la prestación de servicios por internet el psicólogo se regirá por los mismos principios éticos recogidos en el código para las actividades tradicionales cara a cara. Deberá asegurar una explícita identificación, la cual debe comprender la identidad (incluida la ubicación física) tanto de profesionales como de usuarios (salvo en los casos en que sea apropiado mantener su anonimato). También deberá obtener el adecuado consentimiento informado ofreciendo las garantías de confidencialidad así como la advertencia sobre las limitaciones y los riesgos de estas intervenciones y garantizar la seguridad en las transacciones de todo orden.

Asimismo, deberán poseer competencia profesional específica para las peculiaridades de esta atención, tales como habilidad para la comunicación en dichos medios y para la identificación de dificultades a distancia en el campo en que se desenvuelva. No aplicarán instrumentos y técnicas de evaluación o tratamiento cuya eficacia no haya sido demostrada en este medio. Igualmente, deberán dominar y actualizarse en medios técnicos que faciliten la seguridad de las transacciones de los procedimientos que realicen, incluyendo las financieras y el intercambio de información personal o psicológicas.

El biomagnetismo del Dr. Isaac Goiz Durán:

Los artículos pioneros en cualquier campo científico son tan importantes como la preservación de cualquier manifestación científica. La curación, y en concreto la curación debida a las teorías del Dr. Isaac Goiz Durán forma de facto un campo interdisciplinar que da sentido a los conceptos de Par Biomagnético, Código Patógeno, Biomagnetismo Médico, Bioenergética Médica, Telebioenergética Médica y Biosinergética Médica.
Uno, cualquiera, de los pares biomagnéticos descubiertos por Goiz supondría de hecho un premio Nobel indiscutible. Nos hallamos ante el más importante descubrimiento de la historia de la medicina de todos los tiempos, y 25 años después de su descubrimiento la sociedad no ha mostrado estar a la altura de las circunstancias. En medicina se otorga el Nobel desde 1999 por los trabajos concretos de los investigadores siguientes:
1999 … Günter Blobel por descubrir que las proteinas tienen señales intrínsecas que gobiernan su transporte y situación en la célula.
2000 … Arvid Carlsson, Paul Greengard, y Eric R. Kandel por sus descubrimientos de sobre la transducción de señales en el sistema nervioso.
2001 … Leland H. Hartwell, Tim Hunt y Paul M. Nurse por sus descubrimientos de reguladores clave del ciclo celular.
2002 … John Sulston, Sydney Brenner y H. Robert Horvitz por sus investigaciones sobre la regulación del desarrollo de los órganos y la muerte celular programada.
2003 … Paul Lauterbur y Peter Nansfield por sus descubrimientos acerca de la imagen por resonancia magnética.
2004 … Richard Axel y Linda B. Buck por sus descubrimientos de los receptores odorantes y la organización del sistema olfativo.
2005 … Robin Warren y Barry J Marshall por sus trabajos de 1982 acerca de la bacteria que causa ls úlceras y gastritis –helicobacter pýlori.
2006 … Andrew Z Fire y Craig C Mello por sus trabajos acerca de un mecanismo fundamental la ribointerferencia-silenciamiento de fenes por el ARN de doble hélice, –el ARN bicatenario- que bloquea de forma muy eficaz la síntesis de proteínas.
2007 … Mario Capecchi, Oliver Smithies y Martin J Evans por sus investigaciones acerca de modificaciones genéticas en ratones con ayuda de células madre embrionarias.
2008 … Luc Montagnier y Françoise Barre-Sinoussi por sus descubrimiento del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y al alemán zur Haussen por revelar que el virus del papiloma humano provoca el cáncer cervical.
2009… Elizabeth H Blackburn, Carol W Greider y Jack W Szostak por el descubrimiento de los telómeros y de la enzima telomerasa.
2010 … Robert Edwards por la creación de la técnica de reproducción in vitro.
2011 … Bruce A Beutler, Jules A Hoffmann por su descubrimiento sobre la activación del sistema inmunitario innato y Ralph M Steinman por su descubrimiento de las células dendríticas y su papel en el sistema inmunitario adaptativo de los mamíferos.
2012 … John B. Gurdon y Shinya Yamanaka por sus investigaciones pioneras en la clonación y células madre: transformación de células pluripotentes en cualquier tipo de tejidos.
2013 … James E. Rothman, Randy Schekman y Thomas C. Südhof por sus decubrimientos de la maquinaria que regula el tráfico vesicular, que es un sistema de transporte esencial en nuestras célular.
2014 … John O'keefe, May-Britt Moser y Edvard I. Moser, por sus descubrimientos de células que constituyen un sistema de posicionamiento en el cerebro.
2015 … Willian C. Campbell, Satoshi Ōmura y Tu YouYou por sus descubrimientos acerca de una terapia contra la malaria.
2016 … Yoshinori Ohsumi, por sus descubrimientos sobre los mecanismos de la autofagia.

Ninguno de ellos ha desarrollado un sólo proceso de curación.

La práctica clínica del Biomagnetismo Médico y la Bioenergética médica es rápida, eficaz y económica, fácilmente replicable y cuya comprobación empírica ya la han experimentados cientos de miles de pacientes merece por fín atención en la Universidad Escorial María Cristina. Sólo el tratamiento de las hepatitis, incluso para una sola cualquiera de sus modalidades, ya merece el premio Nobel de Medicina para el Dr. Isaac Goiz Durán.
Si añadimos además que su sistema cura todas las hepatitis, debería contar con unos cuantos años más de galardones. Si añadimos el resto de los pares y el código patógeno no hay parangón alguno con ninguno de los enumerados con anterioridad.
Los trabajos del Dr. Isaac Goiz se entroncan en el campo de la física teórica, de la biología y de la psicología, de ahí la importancia de que sus trabajos sean conocidos en todos los ámbitos relacionados con las Ciencias de la Salud.
El hallazgo es tan impactante y demoledor que será recordado en la historia de cualquier disciplina. Los conceptos que sustentan su trabajo no surgen de visiones distintas del mundo o de lo esotérico, surgen del conocimiento científico actual: de la física, de la química, de la biología, de la medicina, de la psicología.
No hay hallazgos metafísicos y sus trabajos soportan de hecho una modelización científica sólida. Es el momento de que sus alumnos, estén donde estén, tomen el relevo y aporten a la sociedad los resultados y las conclusiones de quien ha revolucionado la ciencia de la salud, la biología, la psicología y la economía.
Caminemos con determinación todos en el mismo sentido.
Es hora de que el mundo conozca esta aportación sin precedentes que ha cambiado ya el paradigma de la medicina y que se está produciendo en todo el planeta.
El Dr. Goiz nos ha proporcionado un modelo genérico que armoniza las distintas ramas del conocimiento científico, las incluye y las orienta en proceso evolutivo.
Los principios biofotónicos que se almacenan en las células del organismo y que se corresponden con las teorías formuladas por el Dr. Isaac Goiz Durán sustentan que esta luz coherente que se libera y absorbe constantemente por el ADN y conecta lodos los orgánulos celulares, células, tejidos y órganos en una red de comunicación del organismo que regula todos los procesos vitales.
El Dr. Goiz, además de la aportación expuesta anteriormente, ha facilitado el entendimiento de que somos capaces de interactuar con esta bio-computadora mediante un lenguaje que nos proporciona la clave para entender, como un ser humano, un organismo superior. Es capaz de preguntar con intencionalidad a esta bio-computadora y como obtenemos una respuesta clara del sistema sin que el sujeto ni siquiera sea consciente de que lo está haciendo.
Por último, el Dr. Goiz nos ha sugerido la demostración empírica de que todos los seres están conectados entre sí y que podemos intervenir a distancia en el tratamiento de la enfermedad si disponemos de la antena adecuada –alguien que nos permita conectar con el sujeto en cuestión, un familiar, un allegado, …-, y si desarrollamos a distancia la misma técnica indagatoria que realizamos de forma presencial.
Estos pasos de gigante se han podido dar gracias a la persistencia y a la generosidad de un hombre que antepuso el conocimiento y la divulgación de este conocimiento al reconocimiento personal y que hoy conforma la nueva medicina universal. Una gran familia de más de 25.000 terapeutas y más de 22 millones de personas tratadas y curadas con el Par Biomagnético.
Aunque muchos científicos afirman que no estamos más cerca del entendimiento de la consciencia que hace cuarenta años, el Par Biomagnético ha realizado aportaciones resolutivas, valiosas en sí mismas, que nos dirigen al entendimiento del inconsciente y del consciente, incluso –en términos de Jung, del inconsciente colectivo.
LA MEDICINA BASADA EN LA PRUEBA (EMB –Evidence based medicine) Y EL BIOMAGNETISMO MÉDICO
El destino ha puesto en nuestras manos una herramienta que sustenta la práctica totalidad de los protocolos médicos y científicos relacionados con las ciencias de la salud y que en la actualidad está implantado en todos los países desarrollados. La Colaboración Cochrane es uno de los principales instrumentos de la medicina basada en la prueba. Archie Cochrane fue un médico y epidemiólogo británico que escribió un libro que cada día es más explícito y juicioso en cuanto a la toma de decisiones sobre el cuidado individual del paciente.”Effectiveness and Efficiency: Random reflections on health services” 1972.
El mensaje de Cochrane dice: “No se puede aumentar la eficiencia sin pasar por la eficacia. No se puede, en otras palabras, pensar en aumentar la eficiencia si quienes deben decidir, evaluar o planificar las prestaciones sanitarias no están en condiciones de distinguir lo eficaz de lo que no lo es. Pensando en cualquiera de tantas intervenciones ampliamente difundidas en la práctica clínica y nunca sometidas a la evaluación de una rigurosa experimentación controlada, ¿Cuántos están (estamos) dispuestos a aceptar su verificación empírica a fin de determinar si la intervención puede dar resultados peores a la no-intervención?”. Incluso Science parafrasea a Cochrane en un trabajo de Anderson publicado en el 1993 para denunciar la gran paradoja que ha de afrontarse desde cualquier reforma del sistema sanitario: “Los gestores de la sanidad que deseen alentar a los médicos a aplicar las prácticas clínicas con su mejor balance entre coste y beneficio deben afrontar un gran problema: los mismos médicos –por no mencionar a los técnicos ministeriales- frecuentemente no saben cuáles son, entre tantas, las prácticas más eficaces”.
En Europa, Estados Unidos, Canadá, China, Japón, México, … se han desarrpollado centros para la práctica basada en la prueba en medicina de adultos, salud infantil, cirugía, patología, farmacoterapia, enfermería, medicina general, odontología, psiquiatría, psicología, neurología …
La Colaboración Cochrane y el Centro para la Revisión y Difusión de York, proporcionan revisiones sistemáticas sobre los efectos de la atención de la salud.
Los primeros 10 Congresos Internacionales de Biomagnetismo Médico y Bioenergética han servido para:
- reconocer la aportación que el Dr. Isaac Goiz Durán ha realizado a la humanidad con el descubrimiento de Par Biomagnético en 1988 y el desarrollo teórico del Biomagnetismo Médico, la Bioenergética Médica, la Tele-Bioenergética Médica y la Biosinergética Médica.
- mostrar los avances obtenidos en la comunidad de terapeutas y obtener los intercambios profesionales y el respaldo de los profesionales a su profesor.
pero también,
- para que a partir del 2011, en el 10º Congreso, se encendiera la mecha de su divulgación para contar al mundo en general qué es y qué hace el Biomagnetismo Médico y la Bioenergética Médica, buscar el reconocimiento de la Comunidad Científica a las aportaciones que sustentan la aplicación de estas teorías y fundamentar ahora los constructos que han de regir estas comunicaciones formales.
Tenemos que publicar.
Tenemos que participar en todas las organizaciones profesionales a cualquier nivel.
Desde aquí solicitamos a todos los profesionales de El Par Biomagnético que nos motivemos y que demos el paso para publicar en cualquier revista de ámbito científico. No es suficiente con que contemos en los medios de comunicación generalista, nosotros lo hacemos diariamente en programas de difusión nacional en España e Italia.
Desde aquí solicitamos a la Fundación para la Investigación de Biomagnetismo Médico y Bioenergética Médica, a los Colegios Profesionales, a las Asociaciones y a la Confederación Internacional para que abogue entre todos sus miembros y asociados a que busquen la manera de divulgar y publicar esta técnica médico terapéutica.
Crear un centro de Colaboración Cochrane puede ser un camino. Proporcionar la mejor evidencia clínica disponible, proporcionar la investigación clínica relevante desde ciencias básicas de la salud, pero sobre todo proporcionar con exactitud y precisión las pruebas diagnósticas, incluido el examen clínico, los resultados de los marcadores pronósticos, los regímenes terapéuticos, la rehabilitación y la prevención.
También queremos elevar a la consideración de los responsables de la Fundación, de los colegios y asociaciones profesionales y de las universidades en la necesidad de que los trabajos que se publican sigan las líneas generales que detallamos aquí, en la creencia de que la valoración y la imagen social del Biomagnetismo Médico y la Bioenergética Médica mejorará de forma sustancial entre amplias capas de la población general y de las profesiones sanitarias en particular.
La medicina basada en la prueba proporcionará a la comunidad científica, si lo hacemos de una manera organizada el reconocimiento. El Biomagnetismo Médico y la Bioenergética Médica ha de situarse en la posición que le corresponde en la práctica clínica diaria. El seguimiento será incontestable. El éxito y el entusiasmo que la Colaboración Cochrane ha generado nos lleva a proponer el ingreso en este movimiento. El reto más importante para que médicos, psicólogos y terapeutas entiendan hasta que punto necesitan información fiable para tomar sus decisiones. Para hacer estos necesitaremos proporcionar e identificar los mecanismos que se han revelado eficaces para invertir las vías informales o poco sistemáticas a la hora de tomar decisiones clínicas. El mismo Archie Cochrane dijo “la disponibilidad de evidencias y de revisiones fiables sobre los efectos de prácticas sanitarias específicas, aunque necesarias para guiar las decisiones, representan sólo un requisito a fin de garantizar que la mejor asistencia sanitaria pueda, efectivamente, prestarse. Esto implica, de manera imprescindible, que hay que tener en cuenta una serie adicional de factores sociales, políticos y económicos para impulsar, en cada ámbito concreto, la adopción de aquellas formas de asistencia cuya eficacia haya sido demostrada, así como desestimar aquellas que verosímilmente puedan ser más perjudiciales que beneficiosas”.
Como bien nos recuerda el Dr. Isaac Goiz, los problemas más acuciantes de la Medicina moderna vienen originados por la falta de base crítica que ha caracterizado la mayor parte de su historia, agudizándose progresivamente a partir de la masiva y ciega introducción de tecnologías en su práctica y de las más amplias necesidades de la población en materia de salud. Los profesionales disponen de un impresionante bloque de conocimientos (desconocimientos) y procedimientos (protocolos) para cumplir sus objetivos, pero se encuentran con que no tienen criterios suficientemente válidos para utilizarlos con eficacia y eficiencia. Los recursos requeridos son cada vez mayores y difíciles de conseguir y los resultados obtenidos mediocres o desconocidos.
Esto es lo que piensa la profesión médica en su conjunto. Los profesionales que participamos día a día en la práctica del Biomagnetismo Médico acumulamos un sinfín de experiencias que no compartimos. Estamos asistiendo a una evolución personal que hoy está orientada debidamente por la personalidad arrolladora del creador de esta especialidad médica. Sin embargo creemos que, él mismo estará considerando esta posibilidad, es el momento de respetar el lema principal de nuestro fundador “¡cura y calla!”, y ‘ ¡ya la hicimos…!’; cuestionándonos si llegó el momento de hablar. De contar nuestras experiencias de manera organizada. La práctica diaria, la evolución de nuestros miles y miles de pacientes, los éxitos, los fracasos, todo. Es mejor que evolucionemos en vida. Ayudemos a perfeccionar esta pregunta que hoy se hace la clase médica e investigadora en su conjunto. Aprovechemos esta oportunidad, dando miles y miles de evidencias.
Si participamos con nuestros resultados en ensayos clínicos aleatorizados, y sobre todo en la revisión sistemática de varios ensayos clínicos aleatorizados, lo más probable es que los resultados sirvan para informar y no para confundir. Y aquí viene la oportunidad que nos llega con la Colaboración Cochrane. Estas son las recomendaciones que han de tener los artículos respecto de la publicación de resultados:
Guía de usuario para un artículo acerca de la terapia de Biomagnetismo Médico
¿Los resultados son válidos?
¿Los grupos experimental y de control de comienzan el estudio con un pronóstico similar?
• ¿Los pacientes son seleccionados al azar?
• ¿Se ha aleatorizado de forma oculta (ciega o enmascarada)?
• ¿Los pacientes analizados son asignados al azar a los grupos?
• ¿Los pacientes de los grupos de tratamiento y de control eran
similares con respecto a los factores pronósticos conocidos?
¿Los grupos experimental y de control conservan un pronóstico similar
tras el inició del estudio?
• ¿Los pacientes eran conscientes de su asignación a uno u otro grupo?
• ¿Los médicos eran conscientes de su asignación a uno u otro grupo?
• ¿Los evaluadores eran conscientes de los resultados en el grupo al que eran asignados?
• ¿Se realizó un seguimiento completo?
¿Cuáles son los resultados?
• ¿Qué tan efectivo fue el efecto del tratamiento?
• ¿Cómo es de precisa la estimación del efecto en el tratamiento? ¿Cómo se pueden aplicar los resultados a la atención del paciente?
• ¿Los pacientes objeto del estudio eran similares a mi paciente?
• ¿Se han tenido en cuenta todos los resultados clínicamente importantes?
• ¿Los beneficios del tratamiento superan el daño potencial y el coste?
Todo estas cuestiones, sin se centralizan adecuadamente, por la Colaboración Cochrane, se cumplen sistemáticamente con el Biomagnetismo Médico y la Bioenergética Médica.
Sólo hemos de estructurar la información.
Queremos recalcar al lector que la Colaboración Cochrane nace de la idea generalizada de que la atención clínica que se dispensa en la salud requiere un cambio de concepto. Todos los profesionales, en especial médicos y psicólogos, admiten que una solución individual al reto de conocer, criticar y sintetizar las pruebas de las que disponemos sobre la eficacia de una práctica clínica es necesaria. Todos reconocen que las revisiones ocupan una posición clave en la cadena que tendría que enlazar los resultados de la investigación en un extremo, con los resultados sanitarios en el otro. Asimismo se piensa en general en la necesidad de establecer mecanismos que garanticen de manera no episódica que estas revisiones sistemáticas se realicen, se actualicen y se divulguen para darlas a conocer. Entre los profesionales y científicos se acrecienta cada día más las críticas de Cochrane, y desde 1993 se puso en marcha la Colaboración Cochrane. La misión de la Colaboración Cochrane es la de preparar, mantener y divulgar revisiones sistemáticas actualizadas de ensayos clínicos controlados sobre la salud y si no hay,
revisiones de pruebas de otras fuentes. La colaboración Cochrane ha pasado su etapa de lanzamiento, las principales economías del mundo la están adoptando, pero su estructura básica y sus métodos de trabajo ya se han establecido. Los grupos de revisores se circunscriben a grandes temas como (diabetes, VIH, neonatología, etc.) por campos (infancia, ancianos, países en desarrollo), o por metodologías: análisis estadístico, informática, …). Están en marcha ya un buen estudio sobre temas farmacológicos como: terapia antibiótica en la sinusitis aguda: revisión sistemática de la literatura; Eficacia de la tacrina en la enfermedad del Alzheimer; Eficacia y seguridad de la amodiaquina en el tratamiento de la malaria (amodiaquina comparada con cloroquina o pirimetamina/sultadoxina). Estas junto a otras revisiones, como protocolos (revisiones en curso) o títulos (propuestas) y mucha otra información de interés que se consulta diariamente a través de la revista electrónica Cochrane Library, que se edita cuatro veces al año con nuevas revisiones y actualización de las anteriores. Esperamos que con la ayuda de todos los profesionales podamos incorporar un grupo de revisores en Biomagnetismo Médico.
Creemos que este es un campo de acción que debemos explorar conjuntamente como Terapeutas de Biomagnetismo Médico y Bioenergética Médica porque el número de revisiones que acumulamos entre todos los profesionales que nos dedicamos a este método es extraordinario. Tenemos a nuestras espaldas cientos de miles de casos que, bien estructurados, podrían sin duda tener cabida en la Colaboración Cochrane. Para ello es necesario fomentar el asociacionismo y solicitar a todo profesional y terapeuta que se afilie a la organización nacional de Biomagnetismo Médico que haya en su país y trabajar para romper el conflicto que enfrenta los distintos enfoques con que se abordan programas y tratamientos orientados a la salud del ser humano.

la otra cara de la medicina oficial

Juramento de Hipócrates
“Por Apolo médico y Esculapio, juro: por Higeia, Panacea y todos los dioses y diosas a quienes pongo por testigos de la observancia de este voto, que me obligo a cumplir lo que ofrezco con todas mis fuerzas y voluntad.
Tributaré a mi maestro de Medicina igual respeto que a los autores de mis días, partiendo con ellos mi fortuna y socorriéndoles en caso necesario; trataré a sus hijos como mis hermanos, y si quisieran aprender la ciencia, se las enseñaré desinteresadamente y sin otro género de recompensa. Instruiré con preceptos, lecciones habladas y demás métodos de enseñanza a mis hijos, a los de mis maestros y a los discípulos que me sigan bajo el convenio y juramento que determinan la ley médica y a nadie más.
Fijaré el régimen de los enfermos del modo que le sea más conveniente, según mis facultades y mi conocimiento, evitando todo mal e injusticia.
No me avendré a pretensiones que afecten, a la administración de venenos, ni persuadiré a persona alguna con sugestiones de esa especie; me abstendré igualmente de suministrar a mujeres embarazadas pesarios o abortivos.
Mi vida la pasaré y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza.
No practicaré la talla, dejando esa operación y otras a los especialistas que se dedican a practicarla ordinariamente.
Cuando entre en una casa no llevaré otro propósito que el bien y la salud de los enfermos, cuidando mucho de no cometer intencionalmente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitando principalmente la seducción de las mujeres jóvenes, libres o esclavas. Guardaré reserva acerca de lo que oiga o vea en la sociedad y no será preciso que se divulgue, sea o no del dominio de mi profesión, considerando el ser discreto como un deber en semejantes casos.
Si observo con fidelidad mi juramento, séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión, honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí, la suerte adversa.”
(Hipócrates de Cos, 460-377 a.C.)
“…Fijaré el régimen de los enfermos del modo que le sea más conveniente, según mis facultades y mi conocimiento, evitando todo mal e injusticia...”.
Desde hace más de 2,500 años quedó asentado y aceptado que el médico tiene que obrar con ciencia y conciencia, según sus conocimientos terapéuticos–cualesquiera que ellos sean- para lograr la salud plena de sus pacientes.
Inclusive, según el Director General de la Organización Mundial de la Salud, el sudcoreano Jong-wook Lee, ésta apoya los métodos de sanación tradicionales y alternativos siempre y cuando los mismos hayan demostrado su utilidad para los pacientes y supongan un riesgo mínimo.

Métodos no convencionales

Veamos cuáles son estos métodos no convencionales, sobre el que el oriental Lee pone énfasis como una herramienta terapéutica adicional para curar las patologías humanas. Éstos pueden dividirse en cinco grandes capítulos:
Sistemas médicos alternativos

  • 1.- Son sistemas médicos alternativos que involucran métodos completos de teoría y práctica que han evolucionado independientemente, y a menudo, antes del desarrollo de la medicina convencional. Muchos de los sistemas tradicionales de medicina que son practicados por culturas individuales en todo el mundo, incluyen un gran número de tratamientos de origen asiático.
    La medicina tradicional oriental enfatiza el equilibrio o el desequilibrio del qi o energía vital, en la salud o la enfermedad, respectivamente. La medicina oriental consiste en un grupo de técnicas y métodos que incluyen acupuntura, fitoterapia, masaje oriental y qi gong. La acupuntura involucra la estimulación de puntos anatómicos específicos en el cuerpo para propósitos terapéuticos, generalmente mediante la punción de la piel con agujas.
  • Ayurveda
    Es un sistema tradicional indio de medicina. La medicina ayurvédica (quiere decir "ciencia de la vida") es un sistema comprehensivo de medicina que da igual énfasis al cuerpo, la mente y el espíritu, y trata de restaurar la innata armonía del individuo. Algunos de los tratamientos ayurvédicos primarios incluyen dieta, ejercicio, meditación, hierbas, masajes, exposición al sol y respiración controlada.
  • La homeopatía y naturopatía
    Son también ejemplos de sistemas completos alternativos. La homeopatía es un sistema occidental no convencional, basado en el principio "lo semejante cura lo semejante", es decirque la misma sustancia que en altas dosis produce los síntomas de una enfermedad, en dosis muy pequeñas la cura. Los médicos homeópatas creen que los remedios muy diluidos aumentan su potencia y usan pequeñas dosis de extractos de plantas y minerales especialmente preparados para estimular los mecanismos de defensa y los procesos de curación del cuerpo.
    La naturopatía
    Ve la enfermedad como una manifestación de alteraciones en el proceso por el cual el cuerpo naturalmente se cura a sí mismo y enfatiza en la restauración de la salud antes que en el tratamiento de la enfermedad. Los médicos naturópatas emplean una combinación de prácticas curativas, que incluyen dieta, homeopatía, acupuntura, fitoterapia, hidroterapia, manipulación vertebral y de los tejidos blandos, terapias físicas que involucran corrientes eléctricas, ultrasonido y terapia lumínica, la farmacología, entre otras.
  • Intervenciones cuerpo-mente
    Las intervenciones cuerpo-mente emplean una variedad de técnicas diseñadas para facilitar que la capacidad mental influya en las funciones del cuerpo y los síntomas. Muchas están bien documentadas y tienen una base teórica, por ejemplo, los conceptos de educación del paciente y el comportamiento cognitivo son ahora consideradas dentro de las prácticas convencionales. Por otro lado, la hipnosis, la danza, la música, el arte, la oración y la curación mental están clasificados como complementarios y alternativos.
  • Terapias biológicas
    En esta categoría se incluyen prácticas naturales y biológicas, intervenciones y productos, muchos de los cuales se superponen con el uso de suplementos dietarios por la medicina convencional. Son ejemplos la fitoterapia, dietas especiales, terapias ortomoleculares y biológicas individuales.
    La fitoterapia
    Emplea hierbas individualmente o combinadas como terapéutica. Una hierba es una planta o parte de una planta que produce y contiene sustancias químicas que actúan sobre el organismo. Algunas terapias basadas en dietas especiales parecen prevenir y/o controlar enfermedades, así como promover la salud. Las terapias ortomoleculares tienen por objeto tratar la enfermedad con variadas concentraciones de químicos, como magnesio, melatonina y megadosis de vitaminas. Las terapias biológicas incluyen, por ejemplo, el uso de cartílago de tiburón para tratar cáncer y polen de abeja para curar enfermedades autoinmunes e inflamatorias.
  • Métodos manipulativos y basados en el cuerpo
    Esta categoría incluye métodos basados en manipulaciones o movimientos del cuerpo. Por ejemplo, los quiroprácticos se centran en la relación entre la estructura (fundamentalmente la columna vertebral) y la función, y cómo esta relación afecta la preservación y la restauración de la salud, usando manipulaciones como un tratamiento integral. Algunos osteópatas -quienes ponen particular énfasis en el sistema músculo-esquelético, creen que todos los sistemas del cuerpo trabajan juntos y que las alteraciones en un sistema pueden tener un impacto en cualquier función del cuerpo- practican manipulaciones osteopáticas. Los masajistas manipulan los tejidos blandos del cuerpo para normalizarlos.
  • Terapias energéticas
    Focalizan tanto sobre los campos energéticos originados dentro del cuerpo (biocampos) como provenientes de otras fuentes (campos electromagnéticos).
  • Las terapias de biocampos
    Intentan afectar los campos eléctricos que rodean y penetran el cuerpo humano. Algunas formas de terapias energéticas manipulan biocampos aplicando presión y/o manipulando el cuerpo por colocación de manos en, o a través, de esos campos. Los ejemplos incluyen Qi Gong, Reiki y Toque Terapéutico. Qi Gong
    Es un componente de la medicina tradicional oriental que combina movimiento, meditación y regulación de la respiración para aumentar el flujo de qi en el cuerpo, para optimizar la circulación sanguínea y mejorar la función inmunológica.
    El Reiki
    Palabra japonesa que significa “Energía Universal de la Vida”, está basado en la creencia que canalizando la energía espiritual a través del practicante el espíritu se cura y él cura el cuerpo físico.
    El Toque Terapéutico
    Deriva de la vieja técnica de "imposición de manos" y está basada en la premisa que es la fuerza de curación del terapeuta que afecta la recuperación del paciente y que la cura es promovida cuando las energías del cuerpo están balanceadas. Pasando sus manos sobre el paciente, estos sanadores identifican los desequilibrios energéticos. Finalmente, las terapias bioeletromagnéticas involucran un uso no convencional de los campos electromagnéticos, como los campos magnéticos, o campos con corrientes alternas o continuas para, por ejemplo, tratar asma o cáncer, o controlar el dolor.
  • Las Terapias médicas no convencionales y su relevancia económica.

    Como se mencionó en el capítulo anterior, el abanico de alternativas terapéuticas es muy variado e incluye técnicas que en su mayoría son benéficas para los pacientes y no conllevan efectos colaterales indeseados, ni grandes esfuerzos económicos. Se supone que los beneficios terapéuticos deberían ser la primera y única preocupación del médico y del sistema sanitario en general; entonces ¿por qué no se busca conseguir esos beneficios utilizando las amplias posibilidades médicas a nuestra disposición?, es decir no sólo utilizar los medios convencionales sino también los no convencionales, con todos los cuidados necesarios, pero a la vez sin prejuicios ni hostilidades.
    El biomagnetismo médico se basa en el entendimiento de que una enfermedad puede alterar el pH de dos órganos o de dos regiones específicas del cuerpo simultánemente. No es una consulta médica alopática, y no se garantiza ni se asegura evolución alguna.